Entre tinieblas
 
 
Publicado el 11 de diciembre de 2011 / Descargar PDF
 
 

 
     
 

Como en los 90, como a principios de siglo, como siempre, Lars von Trier ha vuelto en 2011 a rodearse de controversia. Más por lo que declara que por lo que realiza, como pasa con tanto homo polemicus, aún si en lo segundo ha ofrecido material de sobra para descolocar hasta al más pintado. Y para confirmar cuán necesario está siendo lo que el realizador danés tenga para ofrecer en tiempos fílmicos interferidos e inciertos. Incluso hoy más que ayer, cuando daba la lata con los preceptos marketeros de Dogma '95, cuando epataba burgueses con Los idiotas o cuando ganó Cannes con un cebollón posmo llamado Bailarina en la oscuridad.
  
Su último episodio tuvo lugar precisamente en el certamen cannois, en mayo pasado. Hasta ahí llegó para apoyar el estreno mundial de  Melancolía, filme sobre el fin del mundo que no se parece a nada de lo mucho que se ha obrado en el tema. Y lo hizo exhibiendo ante los fotógrafos las cuatro letras que había pintado bajo los nudillos de su mano derecha: "F"-"U"-"C"-"K".
 
Pero tal gesto no tuvo la repercusión de las declaraciones vertidas cuando un periodista francés le preguntó por la estética de la cinta y la utilización de la música de Wagner. Lo señalado por el director de Dogville ha sido transcrito de distintos modos, pero iba más o menos así: "Crecí pensando que era judío y después descubrí que en realidad era un nazi (…). ¿Qué puedo decir? Comprendo a Hitler. Creo que hizo algunas cosas mal; no es lo que llamarías un buen tipo, pero lo entiendo bastante y simpatizo un poco con él". En la misma tarde, y tras las inmediatas explicaciones que le fueron solicitadas por el festival, Von Trier se retractó y pidió disculpas. Pero dio lo mismo: Cannes lo declaró persona non grata, aunque a la hora del palmarés Kirsten Dunst, su protagonista, se consagró de todos modos como Mejor Actriz.

Cabe agregar que Von Trier, quien se puso el "von" en sus años de estudiante de cine, no es de los que recula y espera ser absuelto. Por ahí reivindicó sus dichos y por ahí dijo, posteriormente, que no había tal y que nunca más daría entrevistas. En fin. El caso es que con todo y la mala prensa que este incidente supuso para su última cinta, incluido un eventual coqueteo con los Oscar, por estos días el hombre parece estar validándose nuevamente. Hace una semana, Melancolía ganó el premio a Mejor Película Europea (en Berlín, para mayor simbolismo). Y días más tarde, se informó en Francia del sobreseimiento definitivo del caso levantado a raíz de sus declaraciones.

No se sabe con qué saldrá mañana el cineasta para efectos de hacer noticia. Pero con Melancolía, que puede o no llegar a salas locales según la temperatura del mercado, acaba de hacer historia. Esta cinta de precisión quirúrgica y desolador aliento dramático, porta consigo un sino efectivamente apocalíptico, que no es menor ni es lo único. Con encuadres gloriosos que se turnan con la cámara nerviosilla que tanto lo ha distinguido, Von Trier penetra decidido en zonas extrañas y al mismo tiempo sensiblemente familiares donde viene al caso desmenuzar la fragilidad de los equilibrios mentales, la fe en el racionalismo científico y los espejismos del poder. Su protagonista recuerda a la de Contra viento y marea y su premisa argumental nos abofetea en tiempos de crisis. La belleza del final no tiene vuelta.

En Antichrist (2009) el personaje de Charlotte Gainsbourg declaraba que la naturaleza, incluida la naturaleza humana, "es la iglesia de Satanás". Y la cinta se hacía cargo de la afirmación al explorar el mal, al crear ideas visuales que lo desplegasen. Con toda la violencia, el desgarro y la insanidad que esto pudiera implicar. Si tras tamaña experiencia lo hubiesen declarado oficialmente loco de patio, nadie debería haberse extrañado tanto. El punto es que las dos últimas cintas del danés más notorio después de Carl Thedor Dreyer  lo confirman como un indispensable. Como un viajero encaminado al corazón de las tinieblas en tiempos donde hacen tanta falta.

 
     
 
 
En Pantalla Ancha
ver todos / 37 artículos
 
 
El regreso del señor K
 
       
 
Silencio, por favor
 
       
 
De príncipes y princesas
 
       
 
Diálogo con el pasado
 
       
 
Un hombre y una mujer
 
       
 
En Devedoteca
ver todos / 18 artículos