INICIO >> ARCHIVOS DEL EDITOR >> PANTALLA ANCHA >>Damas en guerra: Ultimas noticias de venus
 
     
Damas en guerra: Ultimas noticias de venus
 
 
Publicado el 13 de noviembre de 2011 / Descargar PDF
 
 

 
     
 
Hay entre nosotros lo que gráficamente y sin decoro llaman la "película de mina": corresponde, a veces pero no siempre, a las chick flicks gringas y se ubica en algún punto entre Dos vidas en un instante y Laberinto de pasiones, pasando por El Diablo viste a la moda y El diario de Bridget Jones.

No es sólo que el protagonismo sea femenino o que sean mujeres las primeras convocadas por temas e intrigas que  las interpelarán. Se agrega una especialización en cierta cultura pop, así como en minucias cotidianas e histerias de toda especie que se atribuyen a tal o cual representante de Venus. Y por ahí se remata con gags que las muestran vulnerables en su torpeza y eventualmente sexys.

Dicho todo esto, sólo si la etiqueta abandona sus lastres más formuleros puede aplicarse a Damas en guerra, que acaba de llegar a salas. Por su promoción y por lo que efectivamente ofrece. O acaso sea esta la película de mina llevada al límite, entre el drama que trata en vano de no tomarse tan en serio y la comedia desmadrada sin más.

Ya el afiche califica para publicidad engañosa. Una novia de blanco y cinco damas de honor, de ceñidas prendas rosadas con vuelos, posan de chicas malas. Adicionalmente, encima del título de la cinta se lee, "Del productor de Ligeramente embarazada y Virgen a los 40". O sea, Judd Apatow, padre espiritual de la novísima comedia americana.

Lo anterior puede sugerir, entonces, un Supercool femenino, o acaso la contraparte de ¿Qué pasó ayer? Y en esa dirección señala el trailer de Damas…, que al compás de AC/DC ofrece apuradas viñetas de la vida de Annie (Kristen Wiig): soltera de treintaitantos, sin pareja, plata ni suerte, que amanece en la cama de un galán casado que la recrimina por tal razón ( "teníamos una regla contra eso" ). Y cuya mejor amiga la nombra dama de honor en su matrimonio, lo que supone hacerse cargo de los trámites y preparativos que incluyen una despedida de soltera que promete sacudones varios. Súmense aquí los guiños etílicos, escatólogicos y eroti-cómicos, y parece que está todo en regla.

Pero, vista la película, la distancia con el trailer semeja la que ofreció la reciente Pase libre; es decir, hay lo que se dijo que habría, y algunos pasajes humorísticos son efectivamente enmarcables. En medio, sin embargo, reposan y crecen la amargura, las frustraciones y neurosis de unos personajes que podrían aportan más noticias ingratas sobre la adultez de las que estaría dispuesto a aceptar un fan de la evasión cómica.

Ahora bien, se informa que el cinismo disfrazado de moralina, tan presente en la mencionada cinta de los hermanos Farrelly, no es acá un rasgo distintivo. No lo es en los momentos de humor físico, tampoco cuando la protagonista rompe los moldes de la adecuación social, o cuando ningún chiste oculta el hecho de que está sola, de que el tren se le está yendo y de que la amistad basada en evocaciones nostálgicas no es lo que solía ser.  

Producto anómalo y contradictorio (para comenzar, dura 130 minutos), Damas en guerra hace finalmente lo que han sabido hacer las mejores comedias hollywoodenses, vengan o no con drama: sacarles trote a los rasgos sicosociales, culturales y económicos que definen un paisaje humano, pegando donde duele. Y si duele, mejor. Hecho esto, deja en evidencia que un personaje de aspectos depresivos, para quien los buenos momentos nunca son tan buenos, puede ser acá una revelación y un hallazgo. Con o sin final feliz.

 
     
 
 
En Pantalla Ancha
ver todos / 37 artículos
 
 
Dejar pasar a Woody
 
       
 
La octava no será la vencida
 
       
 
Esas listas triviales
 
       
 
Tóquenla de nuevo
 
       
 
Damas en guerra: Ultimas noticias de venus
 
       
 
En Devedoteca
ver todos / 18 artículos