INICIO >> ARCHIVOS DEL EDITOR >> La devedoteca >> Tras los pasos de un oscuro señor Ripley: El Amigo Americano (1977)
 
     
Tras los pasos de un oscuro señor Ripley: El Amigo Americano (1977)
 
 
Publicado el 19 de agosto de 2005 / Descargar PDF
 
 

 
 
Wim Wenders cuenta que a mediados de los ’70 estaba  obsesionado con llevar a la pantalla a la autora policial Patricia Highsmith. Su primera opción era El Grito de la Lechuza -hasta bosquejó un guión-, pero los derechos no estaban disponibles. Apostó, entonces, por El Temblor de la Falsificación y tampoco se pudo, tras lo cual descubrió que la bibliografía completa de Highsmith ya estaba cedida. Pero el cineasta alemán no cejó y se reunió con la propia escritora, quien le ofreció un manuscrito llamado El Juego de Ripley. “Mi editor aún no sabe que existe”, le habría dicho, “así que los derechos están libres”. Ahí nació El Amigo Americano.

Wenders cuenta esta historia un cuarto de siglo más tarde, en el comentario de audio de la edición digital del filme, que consigue estar a la altura de la leyenda generada por un inquieto y ocurrente thriller contemporáneo.

Wenders, que partió su carrera en los rieles del Nuevo Cine Alemán de los ’60 -ese cine de la incertidumbre y la quietud-, marcó su propio territorio con Alicia en las Ciudades (1974) y El Transcurso del Tiempo (1976), filmes de sensibilidad y tempo “a la europea”, que no olvidaban el corazón de los personajes. El Amigo... fue su primera cinta multilingüe y también la que anticipó las preocupaciones globalizantes y tecnológicas de las que haría gala en los ‘90.

La cinta sigue a Jonathan Zimmermann (Bruno Ganz, a punto de  llegar a las salas chilenas como Hitler), fabricante de marcos en Hamburgo. Afectado por  una enfermedad a la sangre que lo matará en poco tiempo –dejando desprotegidos a su esposa y su pequeño hijo- recibe una extraña oferta: ir a París y dar muerte a un tipo que no conoce, recibiendo una suma que dejaría a los suyos en mejor pie de cara al futuro.

Tras la oscura trama está Tom Ripley (Dennis Hopper), amoral y cínico comerciante de pinturas. Uno de los aspectos fascinantes de la cinta es que, aunque transita entre Hamburgo, París y Nueva York, crea su propio espacio fìsico y emocional. Cuando se ve a Jonathan corriendo por el Metro de la capital francesa, el recurso no es la imagen turística, sino la imagen justa: el descenso por las escalas mecánicas, su rostro compungido registrado por las cámaras de vigilancia.

En la misma línea, la principal virtud de la fotografía y la dirección de arte reside en que están al servicio de la intriga. Esta última, en tanto, reverbera gracias a un casting prodigioso: Hopper y Ganz son imprevisibles y complejísimos, personajes con vida propia como rara vez se ven. Aparte de Hopper, seis cineastas actúan en la cinta y todos son villanos (Nichola s Ray, Sam Fuller, Gerard Blain, Jean Eustache, Peter Lilienthal y Daniel Schmid).

El Amigo Americano tiene la precisión y el suspenso del mejor thriller gringo, pasado por el tamiz de un cine con sentido de la curiosidad, elástico en sus tiempos e inventivo en su puesta en escena. Y visto en un DVD de lujo, tanto mejor.

FICHA TECNICA  
  Der Amerikanische Freund
Dirección: Wim Wenders
Con: Dennis Hopper, Bruno Ganz, Gerard Blain

Bonos: Junto a un set de escenas eliminadas , se incluye un comentario de audio con Wenders y Hopper, que ante todo es una instructiva y entretenida conversación.

 
     
 
 
En Devedoteca
ver todos / 18 artículos
 
 
El santo de Rossellini: Francisco, Juglar de Dios (1950)
 
       
 
Cuando Lou conoció a Sally: Atlantic City (1980)
 
       
 
Vértigo digital de un corazón adolescente: Casi Famosos (2000)
 
       
 
El método Disney del '42: Bambi (1942)
 
       
 
Casada con la mafia: Angela (2002)
 
       
 
En Pantalla Ancha
ver todos / 37 artículos
 
 
Vías paralelas
 
       
 
Mildred contra Mildred
 
       
 
Los criterios de Criterion
 
       
 
Y así con la comedia humana
 
       
 
La lista está lista