INICIO >> ARCHIVOS DEL EDITOR >> La devedoteca >> Qué gloriosa sensación: Cantando en la lluvia (1952)
 
     
Qué gloriosa sensación: Cantando en la lluvia (1952)
 
 
Publicado el 11 de febrero de 2005 / Descargar PDF
 
 

 
 
Todo el mundo en Chile ha conocido Singin’ in the Rain, la película de Stanley Donen y Gene Kelly, como Cantando bajo la Lluvia. Por alguna indefendible razón, hace un par de años el distribuidor de DVD la convirtió en Cantando en la Lluvia. Eso sí, se trata uno de los pocos peros que se le pueden formular a esta edición doble de 2002, conmemorativa de los 50 años de la cinta.

La forma en que hoy se consume cine en casa y aquélla en que alguna vez se asistió al cine como quien  va a misa, no tienen mucho que ver. Desde hace rato las películas suelen ser una distracción entre varias y es muy corriente verlas en posición horizontal, sin gran sentido del compromiso. Por eso, hace falta una tremenda cinta para darse cuenta de que no todo da lo mismo.

“El mejor musical en la historia de Hollywood”, se lee en la contratapa de la edición digital , con la firma de Roger Ebert, crítico popular, si los hay. El asunto está más o menos consensuado, pero a veces las etiquetas molestan más de lo que ayudan. ¿Es el mejor? Poco importa: el goce que produce una película no puede residir en el lugar que ocupa en cánones o inventarios. El punto es que, tanto ayer como hoy, ésta resulta increíblemente entretenida, audaz y ocurrente.

La dupla Kelly-Donen, que ya había realizado un musical en exteriores junto al productor Arthur Freed (On The Town, 1949), repitió a su tándem de guionistas y letristas para contar la historia de una estrella del cine mudo (el propio Kelly) que vive la traumática transición al sonoro, a fines de los ’20. De hecho, una de las escenas más cómicas muestra a un pintoresco anciano que, ante el asombro de los concurrentes a una fiesta, mueve en una pantalla los labios, al tiempo que sonidos bien sincronizados parecen salir de su boca. “This is a talking movie”, sentencia, mientras un escéptico comenta que este truquito nuevo “no llegará a ninguna parte”.

El sonido dio un plus de realidad al joven lenguaje. Pero también sembró la fantasía y así lo prueban los musicales que Busby Berkeley coreografió en los ’30 y ’40 (como La Calle 42). Cantando bajo la Lluvia da cuenta de ambas cosas: con jocoso realismo retrata la escena hollywoodense de fines de los veinte, al tiempo que prueba no tener límites para inventarse mundos propios, mediados por la música y el baile.

A estas alturas, y hecha la excepción posmoderna de gente como Lars von Trier y Baz Luhrmann, el musical es un bicho raro y/o una pieza de museo con reprochables lastres ideológicos: hace rato que se exige al cine un anclaje en la realidad y el género, por su naturaleza, se resiste. Así y todo, volver a ver esta película proporciona niveles de satisfacción que no se pueden mensurar, que están más allá de las modas y las barreras temporales. Y si es en esta edición doble, mejor.

Las películas dicen cada vez más de sí mismas: cómo fueron hechas, quiénes las hicieron, cómo lo pasaron cuándo las realizaban, etcétera. En este caso se incluye, además de los comentarios en audio, las fotos y el making of de rigor, un set de versiones anteriores de las canciones que figuran en la cinta y un documental acerca de la unidad de producción de Arthur Freed en la Metro-Goldwyn-Mayer. Freed, hombre de pocas palabras, sabía reconocer el talento, lo que en sí mismo es un gran talento. De ahí que haya trabajado con Vincent Minelli, George Gershwin, André Previn, Fred Astaire, Michael Kidd y tantos más, armando regimientos creativos que parieron algunos de los mejores productos de la industria.

Esta película descomunal, que no encaja con los esquemas “autorales” y que tiene a su propio productor creando las canciones, está para ser vista y revista hasta el hartazgo. No sólo porque la mayor parte de sus escenas son prodigios de composición de cuadros, de coreografía, dirección de arte y otros. También porque su frescura está intacta. Más aún con esta copia que rescata la dimensión alucinatoria del Technicolor.

FICHA TECNICA  
 

Cantando en la LLuvia (1952)
Dirección: S. Donen - G. Kell
Con: Gene Kelly, Debbie Reynolds y Donald O’Connor

Bonos: Entre otros, comentarios de audio con actores y realizadores, dos documentales (uno sobre la realización de la cinta y otro sobre los musicales de la MGM) y extractos de las canciones originales.

 
     
 
 
En Devedoteca
ver todos / 18 artículos
 
 
Un Welles inolvidable: La dama de Shangai (1947)
 
       
 
El matrimonio, reconsiderado: Escenas de la vida conyugal (1973)
 
       
 
El santo de Rossellini: Francisco, Juglar de Dios (1950)
 
       
 
El mundo perdido de Visconti: El Gatopardo (1963)
 
       
 
Casada con la mafia: Angela (2002)
 
       
 
En Pantalla Ancha
ver todos / 37 artículos
 
 
Dejar pasar a Woody
 
       
 
De príncipes y princesas
 
       
 
Historia a la medida
 
       
 
Estoy filmando, te llamo después
 
       
 
Mildred contra Mildred